Los gobiernos, los parlamentos y los tribunales están siendo interpelados por un contrapoder generado en la Red y en red. También, sobre todo, fuera de internet. En el siglo XXI la prensa convencional ya no funciona como cuarto poder. Sobrevivirá como profesión y negocio ayudando a que emerja otro contrapoder que incorpore y promueva las “prácticas y organizaciones tecnológicas” de la ciudadanía.

En este seminario celebrado el pasado 11 de marzo, reflexionamos sobre cómo las tecnologías digitales han alterado el número y los rasgos de los actores que expresan la opinión pública así como el espacio donde esta se forma. Al hilo de acontecimientos como las filtraciones masivas de wikileaks, reflexionamos sobre la emergencia de un cuarto ,poder en red.” Víctor Sampedro

Víctor Sampedro, Catedrático de Opinión Pública y Comunicación Política, está convencido de que “los gobiernos, los parlamentos y los tribunales están siendointerpelados por un contrapoder generado en la Red y en red. También, fuera de Internet”.

A partir de esa consideración, dirige en MediaLab Prado un ciclo de conferencias dedicado a analizar cómo las tecnologías digitales han alterado el número y los rasgos de los actores que expresan la opinión pública así como el espacio donde esta se forma.

En su intervención dedicada a “Hackers y periodistas” –accesible desde aquí- cuestiona la capacidad de los medios de comunicación tradicionales para descubrir a las audiencias los enormes cambios que se están produciendo en nuestra sociedad y desentraña la especificidad de las mega-filtraciones en el contexto de una esfera pública digital que sirve de contrapoder a los poderes mediáticos, políticos y económicos consolidados.

Deja un comentario

X