@Devengo

«Da más frutos ser un consultor serio que tratar de inventarse como un personaje famoso»

Por Alejandra Artero @alejandrartero8

Mauricio De Vengoechea es un especialista en estrategia, comunicación política y manejo de crisis. Es uno de los más reconocidos consultores políticos de Hispanoamérica, con más de 37 años en esta profesión. En su carrera ha asesorado a 22 candidatos a presidente, y a más de doscientos aspirantes a senadores, diputados, gobernadores y alcaldes en todos los países del continente americano, con excepción de Canadá, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay.

Fue asesor de varias de las crisis más relevantes vividas por mandatarios y líderes de la región como las de Ernesto Samper en Colombia, Álvaro Colom en Guatemala, Francisco Flores en El Salvador y la crisis de Leopoldo López como líder de oposición en Venezuela. Ganador de varios premios internacionales, entre ellos los de Alacop, Polaris, Pollies y Reeds, es miembro del Salón de la Fama de los Reed Latinos de Campaign & Elections. Comentarista invitado de CNN en español, NTN24 y el Miami Herald.

¿Cómo ve los nuevos liderazgos que están surgiendo en América Latina?

En América Latina se está dando el mismo efecto que se viene presentando en el mundo entero, la búsqueda de candidatos outsiders o antisistema. Los ciudadanos se cansaron de los candidatos institucionales de los partidos políticos y de la falta de resultados a sus demandas. Hoy las campañas electorales están mirando más hacia el pragmatismo de candidatos que persuaden y son capaces de brindar soluciones a los problemas de la gente. Las decepciones vendrán después, lo que acrecentará el conflicto.

Es lo que ocurrió con Donald Trump en los Estados Unidos, con el Brexit en el Reino Unido, con Emmanuel Macron en Francia, con Andrés Manuel López Obrador en México, con Jair Bolsonaro en Brasil, y más recientemente Nayib Bukele en El Salvador.

¿Cuál es el patrón de los candidatos outsiders?

Por lo general los outsiders suelen ser candidatos de oposición y se presentan como candidatos antisistema. Se saben diferenciar con un discurso o actitudes radicales. Por lo general se exceden en ofertas populistas, más allá de que sus mensajes sean de izquierda o de derecha. Lo interesante es que les ha funcionado no ser candidatos ideológicos, salvo cuando presentan propuestas extremistas.

Hay países sin embargo donde esto comenzó hace rato, no es una tendencia nueva. En Bolivia por ejemplo la gente hoy habla de que se necesita un outsider cuando en realidad Evo Morales ya lo fue, como lo fueron Hugo Chávez en Venezuela y Rafael Correa en Ecuador.

Los ciudadanos se cansaron de los candidatos institucionales de los partidos políticos y de la falta de resultados a sus demandas

¿Qué papel puede jugar la comunicación política en la movilización de la juventud?

La comunicación política dio un giro de 180 grados con los avances de la tecnología y la aparición de las redes sociales. Hoy ya no existen los emisores y los receptores de la comunicación de antes. Hoy todos somos lo uno y lo otro, además de que en un teléfono celular inteligente – y ya casi todos lo son – cualquier persona tiene la posibilidad de tener un canal de video, un diario a través de un blog, una radio, seguir las noticias o incluso producirlas en tiempo real y generar influencia. Los candidatos pasaron a ser un actor más de la comunicación.

Si bien los jóvenes continúan siendo apáticos frente a la política, esas nuevas plataformas y canales de comunicación multidireccional los mantienen más activos, más comprometidos con lo que creen, con lo que defienden y con los que ellos mismos impulsan para que ocurra.
Estamos en la época de la participación ciudadana y los jóvenes no se quedan atrás.

Lo importante ahora para los políticos es entender que de lo que se trata no es de conseguir likes, sino de activar, fidelizar y movilizar voluntarios que trabajen a favor de sus campañas.

Estamos en la época de la participación ciudadana y los jóvenes no se quedan atrás

¿La planificación estratégica ha cambiado junto con la forma de hacer campañas electorales?

Yo soy de quienes creen que la estrategia sigue siendo el elemento más importante de toda campaña electoral. Es posible que la palabra estrategia genere confusión por el simple hecho de que, a veces, la palabra resulta un tanto abstracta. Por otro lado, muchos confunden estrategia con objetivo y con táctica, o peor aún, con ocurrencias que es lo que traen los pseudo consultores a la mesa hoy en día.

La estrategia no es otra cosa que definir la ruta del triunfo, y suele ser un proceso de análisis que una vez se tiene se pone en marcha a través de un plan táctico. La estrategia está basada en investigación permanente. Hoy en día en que la industria se ha agigantado, resulta que aparecieron los estrategas de todo, de imagen, de Twitter, de sondeos de WhatsApp. Esos no son estrategas, son consultores especializados en algún área de la consultoría.

¿En qué sector de la comunicación política ve usted que ha habido más crecimiento ahora? ¿Y en el futuro?

Sin lugar a dudas hay cosas que apenas comienzan a mencionarse, pero que marcaran grandes transformaciones en la manera de hacer comunicación política. Por ejemplo, ya no solo la administración de bases de datos a través de un software que permita segmentar a los electores y administrar toda la campaña, desde un solo lugar, sino la utilización de big data donde los algoritmos nos ayudan a seguir, abarcar y analizar millones de datos que nos permiten entender mejor a los distintos grupos de electores con afinidades comunes y gestionar comunicación micro segmentada con ellos.

Estoy seguro que la inteligencia artificial transformará también las campañas políticas, pues permitirá que un candidato se comunique, uno a uno, con los electores ahorrando cientos de miles en costos enormes que hoy se van en simulación territorial.

Pero la gran revolución vendrá cuando ya no tengamos que acudir a los centros electorales a depositar nuestro voto en la urna. Estoy seguro que más temprano que tarde estaremos votando con la huella en nuestros teléfonos celulares inteligentes, con lo que se evitarán malas prácticas del día D, o día de la elección.

¿Considera usted que durante una crisis las nuevas tecnologías suponen una ventaja o una desventaja?

Las redes sociales se constituyen hoy en el canal de la conversación ciudadana. Si acudimos a ellas solo cuando estamos en campaña y nos limitamos a Twitter que es la red preferida de los políticos, muy seguramente terminaran siendo una desventaja.

Pero si se entiende que las redes remplazarán a los medios tradicionales (aunque aún no lo han hecho del todo), y líderes, partidos y campañas lo comienzan a hacer correctamente asesorados por profesionales que hoy entienden perfectamente su funcionamiento, si los “posteos” no se limitan a decir cuál es la agenda de un candidato y desear los buenos días sino que comienzan a utilizar el lenguaje que tiene cada red y se aprende a entrar en la conversación con grupos de personas que después se convertirán en promotores, entonces significaran una ventaja inconmensurable.

¿Cree en la profesionalización de la consultoría política?

No solo creo en la profesionalización, sino creo que es una gran necesidad que ocurra. En todas las industrias hay consultores expertos que ayudan a la profesionalización de estas y a las buenas prácticas. Como profesionales podemos contribuir a que nuestra industria sea más seria y no caiga en el sesgo único del marketing político. Los consultores políticos además de especializarnos en mercadeo y comunicación debemos especializarnos en política y pensar que de la influencia que podamos llegar a tener con los políticos, que son quienes tienen poder, estaremos contribuyendo al mejoramiento en la calidad de vida de los ciudadanos.

Lamento que el exceso de cursos y seminarios que se brindan por doquier, sin que existan unos parámetros mínimos de calidad, más que contribuir a la capacitación y profesionalismo de los consultores, estamos creando lo que yo llamo “Novatos Expertos“.

Hoy hay quienes después de ver en Netflix una temporada de la seria House of Cards, ya se sienten y se venden como estrategas políticos. Tenemos que acabar con los vendedores de humo, que tanto daño le hacen a nuestra profesión.

La estrategia sigue siendo el elemento más importante de toda campaña electoral. Y está basada en investigación permanente

¿Qué diferencias cree que existen entre un político que recibe formación en comunicación y consultoría y uno que no?

Aún existen muchos políticos que hacen política y en especial la comunicación política que se hacía en el siglo XX, cuando el mundo cambió más en los últimos diez años que en los últimos 100. Un político que se prepara haciendo un máster en Gerencia y Comunicación Política, agrega un extraordinario valor a los conocimientos que el quehacer político le ha enseñado. Conocimiento más experiencia garantizan ser mejores.

Los nuevos políticos, los que se capacitan y estudian, sabrán cómo establecer una comunicación más fluida de los electores en campaña y los ciudadanos en gobierno.

¿Qué es consultoría política y qué no?

Consultoría política es hacer investigación para entender los factores que motivan las precepciones. Posiciones y decisiones de ciudadanos y electores. No es consultoría política inventar encuestas y publicarlas para favorecer a un determinado candidato.

Consultoría política es definir una estrategia colaborativa con el cliente a partir de los hallazgos de la investigación. No es consultoría política, asesorar a un cliente llenándolo de ocurrencias.

Consultoría política es asesorar a un candidato y su campaña a comunicarse correctamente para persuadir al porcentaje de votantes que se requieren para ganar. No es consultoría solo decirle a su cliente que hay que apuntarle al 100 % de los votantes. No es cierto que todos votarán por un solo candidato.

Consultoría política es hacer publicidad de contraste. No es consultoría política atacar por atacar y mucho menos calumniar.

Consultoría política es advertir a un candidato cada vez que comete un error y ayudarlo a corregirlo. No es consultoría política decirle al cliente solo lo que quiere oír.

Consultoría política es entrenar un candidato en la forma y en el fondo. No es consultoría política querer cambiar a un candidato imitando un estereotipo de revista.

Consultoría política es ayudar a que la imagen de tu candidato aparezca cuantas veces puedas conseguirlo en medios y redes generando impacto. No es consultoría política que sean los consultores los que aparezcan.

Los nuevos políticos, los que se capacitan y estudian, sabrán cómo establecer una comunicación más fluida de los electores en campaña y los ciudadanos en gobierno

¿Cuál ha sido la campaña electoral que más le ha marcado? ¿Por qué?

Más que la campaña el país que más me ha marcado como consultor es la República Dominicana. Un país muy político, quizás el más político de América Latina. Allí contribuí como estratega al hoy partido de gobierno con el expresidente Leonel Fernández a la cabeza, a ganar cinco procesos electorales en forma consecutiva. Hoy asesoro al candidato de la oposición Luis Abinader, y si este gana la presidencia en 2020 – algo que es muy posible – será un caso de estudio, al menos para mí.
Díganos un defecto y una virtud de Mauricio de Vengoechea.

Un defecto ha sido creer en quien no había que creer. Algún día incluso pedí en un foro internacional de consultores que levanten la mano quienes no hayan asesorado a un candidato que con el tiempo se han arrepentido de haberlo hecho. La mayoría de los presentes la levantó.

Una virtud es no permitir que la Comunicación Política moderna y los avances tecnológicos me dejen rezagado. Me esfuerzo a diario en dos cosas. Ser el más serio de los consultores y después de 37 años ejerciendo esta profesión, tratar de estar siempre a la vanguardia.

¿Qué consejo puede darle (solo uno) a quienes empiezan en el sector?

Que a la larga da más frutos ser un consultor serio y profesional, aunque se alcance menos fama, que tratar de inventarse como un personaje famoso, para luego terminar siendo odiado o percibido como embustero o farsante.

Deja un comentario

X