Por Mauricio de Vengoechea, @devengo, Estratega político

Cada vez que la curiosidad toca nuestra puerta y alguno de nosotros se pregunta cuándo y cómo nació a la consultoría política y quién fue el primer consultor que existió, las respuestas suelen ser diversas y también ilustrativas.

Lo primero que nos viene a la mente es el nombre de Nicolás Maquiavelo, diplomático, filósofo y escritor italiano a quien la suerte le permitió vivir el período de mayor esplendor de Florencia en el Renacimiento. Fue entonces cuando Maquiavelo escribió su obra más conocida El Príncipe, y su obra más importante Discursos sobre la Primera Década de Tito Livio, dos compendios con importantes planteamientos filosóficos, destacado análisis político y recomendaciones pragmáticas que convirtieron al asesor florentino, en un influyente referente del trabajo de los consultores políticos de nuestros días.

Sin embargo, no podríamos asegurar que Maquiavelo haya sido el precursor de esta profesión que ejercemos con pasión muchos de los lectores de La Revista de ACOP, ya que entre el año 102 y el 43 a. C., Quinto Tulio Cicerón escribió una larga e interesante carta dirigida a su hermano, el político y gran orador romano Marco Tulio Cicerón, titulada Petitione Consulatus o Commentariolum Petitionis, se convirtió en un texto que ha sido considerado por muchos como el primer manual de campaña electoral de la historia. Lo curioso es que lo hizo para recomendar acciones electorales en un sistema no democrático, como fue el Imperio Romano.

Mucho tiempo antes de que lo hiciera Marco Tulio Cicerón, un importante estratega militar de origen chino, Sun Tzu, al que muchos historiadores consideran una figura histórica no auténtica, escribió, se calcula entre el 722 y el 481 a. C., un verdadero tratado sobre estrategia y tácticas militares conocido como El Arte de la Guerra, un texto apasionante que, ciertamente, ha tenido una gran influencia en muchos consultores de la era moderna.

Y para no extendernos más de la cuenta y entrar a hablar de la consultoría política tal y como la conocemos hoy, no podemos pasar por alto a Carl Von Clausewitz, uno de los más influyentes historiadores y teóricos de la ciencia militar moderna, cuyo pensamiento no solo ha influido decenas de campañas políticas en lo que a su operación táctica se refiere, sino que sus ideas se enseñan en las academias militares y en cursos y posgrados de marketing político y empresarial en varios países del mundo.

Ahora bien, si de lo que hablamos es de la profesión tal y como como la conocemos hoy en día, la figura central es sin duda Joseph Napolitan, más conocido en el mundo de la Comunicación política moderna como “Joe”, pues fue él quien acuñó el nombre de Consultor Político. Napolitan, asesoró más de cien campañas electorales en Estados Unidos, y muchas otras en países de Europa, Asia y América Latina. Participó en la elección de John F. Kennedy en 1960, y fue el consultor principal de la campaña de Hubert Humphrey en 1968. Ese mismo año, salió a buscar en el mundo entero a quienes hacían lo mismo que él, con el firme propósito de profesionalizar nuestra actividad, a la vez que entendió la importancia de trabajar para propagar y defender la libertad y los valores democráticos en el mundo entero. En este loable propósito, Joe se encontró con Michel Bongrand, quien había sido consejero en 1965 de la campaña del General Charles De Gaulle y junto a él, fundó en 1968, la Asociación Internacional de Consultores Políticos, IAPC. Un año más tarde, el propio Napolitan crea la Asociación Americana de Consultores Políticos, AAPC; y años más tarde inspirados en su esfuerzo aparecieron la Asociación Latinoamericana de Consultores Políticos, ALACOP; la Asociación Europea de Consultores Políticos, EAPC; la Asociación de Comunicación Política, ACOP; y diversas asociaciones que promueven nuestra actividad profesional, en muchos países del mundo.

Actualmente, 52 años después, cuando la profesión de consultor político impulsada por Joe Napolitan se proliferó y pasó a convertirse en una de las profesiones más apetecidas del mercado, me honra haber sido elegido presidente de la IAPC, y representar a los colegas de Hispanoamérica en la principal asociación que reúne colegas venidos de todos los continentes.

Hoy, los consultores hispanoamericanos tenemos la oportunidad de mostrar en la próxima reunión anual de la IAPC, que se celebrará entre el 8 y el 11 de noviembre en Miami, que en nuestros países, la consultoría política avanza a pasos agigantados en el mundo político; y lo demuestran claramente: la atención que las universidades en España y América Latina le han brindado a nuestra actividad, con su oferta de diplomados y posgrados, el esfuerzo de la Cumbre Mundial de Comunicación Política por integrarnos, y las decenas y decenas de profesionales que, a diario, están buscando entrenarse e integrarse al maravilloso mundo de la consultoría política.

Los invito a todos a acompañarme a demostrar desde la IAPC, y desde ACOP en este caso, que en Hispanoamérica estamos a la vanguardia.

Deja un comentario

X