Te mostramos los escenarios electorales más interesantes de 2014.

Europa

La principal cita electoral en Europa durante 2014 se producirá entre el 22 y el 25 de mayo, cuando los ciudadanos de la Unión elijan a sus representantes en el Parlamento Europeo. Será una campaña marcada, una vez más, por la incertidumbre de la abstención y también por los todavía perceptibles efectos de la crisis económica, que pueden influir en gran medida en los resultados. Es verdad que a día de hoy los sondeos no deparan claros vencedores, aunque por el momento apuntan una ligera ventaja de los socialistas, que podrían acabar así con la actual mayoría popular.

En cualquier caso, lo que sí parecen vaticinar todas las encuestas es el peso que adquirirán partidos populistas y de extrema derecha que, en muchos países, como Francia, Austria, Dinamarca, Suecia, Finlandia, Grecia, Holanda, Bélgica y Reino Unido, pueden recoger los frutos del creciente sentimiento antieuropeísta que hay entre la población y obtener un buen número de diputados. Algunos sondeos auguran, por ejemplo, que el Frente Nacional de Marine Le Pen ganará estas elecciones en Francia y que, en el conjunto de Europa, 1 de cada 4 escaños podrían caer en manos de este tipo de partidos. Y precisamente amparados en este creciente poder, han decidido unirse por primera vez en un frente común para conseguir grupo propio en el Parlamento, lo que supondría una dificultad añadida a la búsqueda de mayorías y alianzas en el seno de la Cámara, así como en el proceso de elección del nuevo Presidente de la Comisión Europea.

Cabría hacer un apunte más sobre estas elecciones. Y es que como viene ocurriendo desde hace años, es más que previ­sible que los resultados sean interpretados en muchos países en clave de política interna, midiendo el apoyo con que cuentan los gobiernos y los principales partidos de oposición. Este será el caso de España, por ejemplo, lo que hace prever que la campaña acabe centrándose más en asuntos nacionales que en contenidos propiamente europeos.

2014 será también año electoral en Bélgica. El país está llamado en mayo a elecciones regionales y federales, en las que todo parece indicar que se vivirá un nuevo episodio de fragmen­tación política que dificulte enormemente la composición de gobierno, como ya ocurrió en las últimas e­lecciones, en las que el país estuvo más de 500 días sin nuevo Ejecutivo. En este terreno de las incertidumbres se puede citar también a Italia, que tras la salida del partido de Berlusconi de la coalición de gobierno en noviembre de 2013 puede verse abocado a nuevas elecciones en 2014 ante la fragilidad del ejecutivo de Letta.

Otros estados europeos que vivirán campañas electorales durante este año serán Macedonia, Eslovaquia, Lituania y Rumanía (presidenciales), Hungría, Suecia, Bosnia y Moldavia (parlamentarias), así como municipales en Francia, que serán un test para el presidente Hollande (en horas bajas en todos los sondeos).
Este recorrido electoral por el continente europeo concluye en septiembre con el referéndum por la independencia de Escocia, al que se podría unir (aunque con todos los interrogantes encima de la mesa) la consulta soberanista en Cataluña, cuya celebración se ha fijado para el 9 de noviembre. De no poder celebrarse dicha consulta, el presidente de la Ge­neralitat, Artur Mas, ha dejado la puerta abierta a que pudieran convocarse para este año elecciones anticipadas.

América

El foco electoral en el continente americano durante 2014 estará puesto principalmente en Brasil, donde Dilma Rousseff optará a la reelección en las presidenciales de octubre. No ha sido fácil la legislatura para la actual presidenta, con muchas protestas en la calle, pero ha conseguido remontar su popularidad, que descendió hasta mínimos históricos hace tan sólo unos meses, hasta el punto de que los últimos sondeos apuntan a una posible victoria en la primera vuelta. Lo mismo le ocurre a Evo Morales en Bolivia y Juan Manuel Santos en Colombia, que podrían también revalidar su cargo en las presidenciales de 2014 sin necesidad de acudir a segunda ronda.

Mayor incertidumbre en cuanto a los resultados se vive en las presidenciales de El Salvador, con sondeos dispares que otorgan victorias, en cualquier caso mínimas, unas veces al go­bernante FMLN y otras a la oposición conservadora, pudiendo hablarse en estos momentos de empate técnico entre ambas formaciones. La misma situación se vive en Costa Rica, un país tradicionalmente conservador en el que, sin embargo, distintos sondeos apuntan una subida en intención de voto de las opciones de izquierda ante el gran descontento hacia la labor de la actual presidenta Laura Chinchilla, con índices de popularidad por debajo del 10%.

Panamá está inmersa asimismo en la precampaña de las eleccio­nes de mayo, en las que el candidato del partido go­bernante Cambio Democrático (CD), José Domingo Arias, parte como favorito para alzarse con la presidencia y sustituir así a Ricardo Martinelli. A su favor juega la buena situación económica del país y la fuerte crisis interna por la que atraviesa el principal partido opositor. En Uruguay, sin embargo, habrá que esperar a las elecciones internas y simultáneas del 1 de junio para conocer los candidatos oficiales de cada formación que habrán de disputarse la presidencia en los comicios de octubre, aunque suenan ya cada vez con más fuerza los nombres del expresidente Tabaré Vázquez por el gobernante Frente Amplio (FA), Pedro Bordaberry por el Partido Colorado y Jorge Larrañaga por el Partido Nacional.

2014 será también año electoral en Estados Unidos, que en noviembre tiene cita con las “midterm elections” para renovar el Congreso y un tercio del Senado, una cita muy relevante para medir el apoyo popular de Obama y que marcará su agenda legislativa para los dos años que le restan de mandato. En estos comicios se elegirán igualmente gobernadores en más de una treintena de estados, en los que el voto hispano está llamado de nuevo a tener gran peso, sobre todo en lugares como California, Nevada, Florida, Texas o Nuevo México.

También en el continente americano, habrá elecciones regio­nales y municipales en Perú y legislativas en Antigua y Barbuda. Y Haití vivirá previsiblemente a primeros de año la renovación de su cámara alta, aunque en este caso reina aún la incertidumbre sobre la fecha concreta, puesto que estas eleccio­nes parciales se han ido retrasando una y otra vez, lo que ha provocado las protestas de la oposición.

África

Dos países centrarán la atención electoral de forma prefe­rente durante 2014. En primer lugar, Argelia, donde el pre­sidente Buteflika, a sus 75 años, y a pesar de sus problemas de salud, ha vuelto a ser designado candidato por el Frente de Liberación Nacional (FLN). Si resulta reelegido en abril, y todo parece indicar que así será, alcanzará un total de 20 años al frente del Gobierno.
El segundo foco será Egipto, inmerso en la incertidumbre tras el golpe de Estado en el que se derrocó al presidente Mursi. El gobierno interino ha anunciado que el referéndum para aprobar la nueva Constitución podría celebrarse en enero, abriendo así el camino a la convocatoria de nuevas elecciones parlamentarias y presidenciales, que podrían convocarse igualmente en 2014, con la duda aún no resuelta de si se permitirá concurrir a los Hermanos Musulmanes.

Pero estos no serán los únicos comicios que se celebrarán en el continente africano en 2014. Hay también elecciones en Sudáfrica (con sondeos favorables al gobernante Congreso Nacional Africano, en el poder desde 1994, y en las que cobrará especial importancia el recuerdo a la figura del desaparecido Mandela), Guinea Bissau (las primeras tras el golpe de Estado de 2012 y que deberían haberse realizado en 2013), Mozambique (en un ambiente muy enrarecido en el que incluso se habla de una posible guerra civil), Namibia, Malaui, Congo y Botsuana.

Oriente Medio

Afganistán concitará la atención en 2014 por la celebración en abril de elecciones presidenciales, pocos meses antes de la retirada total de las tropas internacionales. Al limitar la Constitución el cargo de presidente a dos mandatos, Hamid Karzai no podrá volver a presentarse, lo que supone una incertidumbre para la comunidad internacional. A ello se une además el boicot ya anunciado por los talibanes a estas elecciones, lo que hace pre­sagiar una campaña muy conflictiva.

Igualmente tensas se prevén las elecciones de noviembre en Líbano, país que sigue sumido en la inestabilidad a causa de la guerra en la vecina Siria y las fuertes tensiones que este conflicto genera entre las diferentes fuerzas políticas del país, divididas entre partidarios y detractores del régimen de Al Assad. Esta división puede llevar, incluso, a que las urnas dibujen un panorama tan fragmentado en el Parlamento en el que sea muy difícil lograr el consenso suficiente para formar un nuevo Gobierno.

También en Oriente Medio, Turquía vivirá en 2014 elecciones municipales en marzo y presidenciales en agosto, que supondrán un test a la popularidad del primer ministro Erdogan, gran favorito en todos los sondeos para convertirse en el nuevo pre­sidente a pesar de las multitudinarias protestas en la calle vividas durante 2013.

En febrero deberían celebrarse asimismo las elecciones presidenciales de Yemen, aunque todo parece indicar que habrán de retrasarse puesto que aún no ha sido aprobada la nueva Constitución, que estaba prevista para septiembre. Por otro lado, en abril será el turno de las parlamentarias en Irak, marcadas por la violencia y la inestabilidad y también por el abierto enfrentamiento entre el primer ministro Nouri al-Maliki y el líder religioso Muqtada al-Sadr, una confrontación que podría trasladarse al nuevo parlamento, perpetuando así el caos político y social en el que vive sumido el país.

Por último, Uzbekistán celebrará en diciembre elecciones le­gislativas, que serán el preludio para las presidenciales, en las que el veterano Islam Karimov, de 76 años, revalidará casi con total seguridad su mandato, que viene desempeñando desde la independencia del país en 1991.

Asia y Oceanía

Otra de las elecciones más destacadas de 2014 tendrá lugar en mayo en la India, que pueden encumbrar al puesto de Primer Ministro al controvertido Narendra Modi, cabeza de lista del partido opositor BJP. Es el político del momento, el “rey de las redes sociales” (como le llaman los medios) y una figura en ascenso que, sin embargo, despierta pasiones y recelos casi a partes iguales, incluso dentro de su propio partido, donde no todos comulgan con su fuerte personalismo. No lo tendrá fácil, en cualquier caso, porque aunque resulte el candidato más votado habrá de vérselas con la enorme fragmentación del panorama político hindú, donde a la vista de los sondeos será necesaria una coalición de numerosos partidos para poder formar go­bierno. Aún no se conoce quién será su rival, pero se apunta ya a la posible candidatura de Rahul Gandhi, hijo de Sonia Gandhi, perpetuando así esta mítica saga familiar.

También será año electoral en Indonesia, que vivirá su campaña más disputada e incierta en cuanto al resultado final de toda su historia y en la que se podría poner fin al mandato del presidente Susilo Bambang Yudhoyono, en el poder desde 2004, salpicado por varios escándalos de corrupción. Otros comicios en Asia serán las elecciones generales de Tailandia (previstas en principio para 2015, pero adelantadas por el Gobierno a 2014 tras las grandes movilizaciones en la calle promovidas por la oposición en contra de la primera ministra) y las parlamentarias en Bangladesh (salpicadas también por la fuerte contestación de la oposición a la gestión de la primera ministra).

Por su parte, en Oceanía el año 2014 traerá elecciones parlamentarias en las pequeñas naciones de Fiji y Tonga.

Leave a comment

X