Entrevista a Roberto Izurieta, profesor de Comunicación Política en The George Washington University

Roberto Izurieta es una de las máximas autoridades en comunicación política. Es profesor de The George Washington University en Washington, D.C. y comentarista de la cadena norteamericana CNN en español. Ha participado en campañas electorales en Estados Unidos, México, Perú, Ecuador, Guatemala, República Dominicana y España. Ha sido asesor, entre otros, del presidente de Perú Alejandro Toledo; de Vicente Fox en México; de Álvaro Colom en Guatemala; de Jamíl Mahuad en Ecuador, Horacio Cartes en Paraguay…. Se formó en la Universidad de Southern Illinois y en The George Washington University. Ha escrito “Estrategias de Comunicación para Gobiernos”, escrito junto a Rubén M. Perina y Christopher Arterton y “Cambiando la escucha”, ambos de La Crujía Ediciones.

Por Juan M. Zafra

«¿Todo vale cuando se trata de conseguir el gobierno?»

Absolutamente no. Más allá de las razones éticas obvias, la gente es mucho más astuta y perceptiva de lo que muchos de sus líderes y candidatos suponen.

¿Y para mantenerlo?

Igual. Los ciudadanos valoran las decisiones difíciles, pero hay que comunicarlas bien y tienen que sentir que los pesos de la crisis se están distribuyendo con justicia.

La práctica de la campaña electoral permanente parece haberse impuesto en la oposición, pero también en los Gobiernos. ¿Lo cree así?, ¿qué consecuencias ha tenido y/o está teniendo?

Eso no creo que nunca haya variado. Es correcto asumir que los políticos busquen su interés. Ahora, la cuestión es a qué precio. La gente también valora la coope­ración. Una mezcla de ambas es saludable.

¿Cuál es su análisis respecto de los li­derazgos políticos actuales en EEUU, América Latina y Europa?

Lo que debemos es fortalecer la demo­cracia y los procesos electorales para que tengamos mejor calidad en el liderazgo. Lanzo desde aquí alguna idea al respecto. Por ejemplo, poner límite y transparencia en el gasto de campaña. Pero no eliminación de las campañas. Las campañas son un momento esencial para probar el liderazgo. Pero si el gobierno inunda con publicidad pagada por los ciudadanos y al mismo tiempo limitamos la publicidad de la oposición y sus espacios, no habrá posibilidades de renovación.

¿Ve elementos comunes?

Si. La importancia de la comunicación pública y política. Es esencial en el éxito político.

¿Por qué tanta desconfianza de los ciudadanos en sus dirigentes?

Siempre la ha habido. Sobre todo, cuando hay crisis. Pues siempre en crisis los niveles de tolerancia disminuyen sustancialmente.

¿Qué análisis hace de la rapidez con la que los líderes pierden la confianza del electorado cuando llegan al poder?

Cuando hay crisis es muy difícil sobrevivir, aún para liderazgos efectivos. Y por el contrario, cuando hay abundancia, es fácil sobrevivir incluso para liderazgos incompetentes. Prefiero no dar ejemplos, pero un análisis básico de la historia reciente nos puede dar nombres.

Uno de los paradigmas pudiera ser Obama. ¿Qué ha ocurrido durante su mandato?

Sufre todavía los daños colaterales de una profunda crisis que él no creó y que, por el contrario, ayudó a manejar para su solución. Aún así, el salario real promedio en Estados Unidos está a los niveles previos a la crisis. O sea, que la gente sigue pasando momentos difíciles. Además, aunque parezca extraño, en mi opinión Barack Obama no es un buen comunicador. Es un líder que puede inspirar en sus discursos, pero la comunicación política es mucho más que los discursos. Es un líder que explica mucho las cosas, se pierde y nos pierde en esas explicaciones y perdemos la perspectiva. El tema del ébola es muy ejemplar.

¿Estamos realmente ante un caso de decepción de expectativas muy altas?

No creo. La realidad, si bien ha mejorado, sigue siendo dura.

Y el último revés demócrata en el Senado. ¿Qué indica?

En las elecciones de medio periodo vota la base partidaria que es más radical que el electorado medio. Hace cuatro años ganó el Tea Party y Sarah Palin. Y luego de dos años fue releecto Barack Obama como presidente….

¿Cómo será la recta final de su mandato?

Veamos cómo reaccionan los republicanos. Depende de eso. Está en el interés del presidente buscar cooperación, pero no necesariamente en el interés de la oposición. Veamos…

¿Podrán los demócratas renovar su mandato en la Casa Blanca?

Pienso que sí.

¿Cuáles serían sus recomendaciones?

Recordarles a los ciudadanos quiénes y por qué se produjo la crisis. Reafirmar que vamos por el camino correcto para la recuperación, pero que aún falta y por eso no hay que dar marcha atrás.

Cuando se está en el gobierno, ¿cuáles son las bases sobre las que se debe asentar la comunicación?

Se debe basar en realidades. Pero hay que reafirmar lo más importante y relevante frente a lo intranscendente, lo político y lo coyuntural. Hay que dar significado a las cosas y los temas que estamos viviendo.

Hablamos constantemente de transparencia, participación, cooperación. En definitiva, las esencias del gobierno abierto… ¿Qué significan para usted?, ¿cómo cree que lo están aplicando los líderes en latinoamericanos –también España, claro-?

España está pasando no sólo por una crisis económica, sino también por una crisis política que debió haberse resuelto hace años a nivel político. Los partidos estaban muy cerrados a la renovación y manejados desde sus directivos. Están pagando el precio de haber estado décadas con las puertas cerradas y de espaldas a los ciudadanos.

¿Cuáles son hoy las claves para una campaña de comunicación política exitosa en lo que se refiere a la cons­trucción de los mensajes…?

El mensaje no es la explicación de las cosas. Es el significado de las cosas.

Los valores del candidato…

Visión y liderazgo, que implican comunicación y convicción.

Los medios y/o canales para conectar con los ciudadanos…

Todos en su proporción correcta.

¿Qué ha cambiado con el uso generalizado de Internet, las Redes Sociales y las TIC en general?

Son más y nuevas formas de comunicar que hay que usar en la proporción que corresponde a su impacto político y eso varía en cada momento, por grupos de edad, localización geográfica y otros factores.

¿Qué papel juegan los debates electorales en TV?, la TV, en general, en el marco de la comunicación política.

Más allá de cualquier análisis político, los ciudadanos merecen tener debates bien organizados que permitan contrastar no sólo propuestas, sino personalidades. Es vital para entender el liderazgo.

Uno de los apartados del Seminario Internacional que organiza en diciembre MAS Consulting en el que usted participará como ponente se dedica a la política en la era del entretenimiento. ¿Qué significa?

El mensaje no debe, ni tiene por qué ser aburrido. Los mensajes complejos reflejan la falta de trabajo del comunicador para hacerlos simples o la actitud del líder político para pretender «demostrar que sabe más que los ciudadanos».

Deja un comentario

X