Lucha por el despacho oval: Trump vs. Hillary

Por Tatiana Gaudes Lalmolda, @Tatianagaudes. Consultora de comunicación.

Tras dos intensos días de Encuentro, clausuraron #ACOP­Bilbao2016 tres expertos en comunicación política americana con el fin de profundizar en su percepción sobre la situación política actual estadounidense.

Pudimos conocer de primera mano y a través de expertos el porqué del auge del populismo y radicalidad del fenómeno Donald Trump, así como el camino que tiene que recorrer Hilary Clinton para conseguir ser la primer mujer en sentarse en el despacho oval.

Para Annita Dunn, ex directora de comunicación de la Casa Blanca y actual socia de SKDKnickerbocker, firma de comunicaciones estratégicas en Washington D.C., el éxito de Donald Trump radica en el llamado a la acción mediática. Nos explicó cómo a través del mensaje es capaz de movilizar el electorado: Trump ha sabido encandilar a los medios, dominar los ratings de audiencia y consolidarse como estrella mediática.

Su ascenso al pódium republicano ha hecho que dos paradigmas incuestionables dentro de la política terminen cayendo por su propio peso. Por un lado, nos ha demostrado que el dinero en las campañas internas pasa a un segundo plano y que es muchísimo más importante hacerse con el control de la cobertura de prensa. Por otro lado, que un candidato puede ganar las primarias a pesar de no tener el apoyo (e incluso tratando de boicotear su candidatura) de la dirigentes del propio partido.

¿Cuáles van a ser los próximos retos de Trump? Anita Dunn apreció que serán demostrar que es capaz de comportarse como un verdadero líder en la próxima convención del partido republicano en la que será designado candidato, y también su comportamiento en los debates electorales.

Peter Brodnitz, presidente de Expedition Strategies, nos lanzó dos preguntas: ¿Cómo puede estar Trump en la presidencia? ¿Cómo alguien puede apoyar a Trump? Para responderlas, el experto en encuestas estratégicas, nos explicó (ver su presentación) cómo Trump ha segmentando su público, de tal manera que se dirige a un grupo de individuos muy concreto: estadounidense blanco sin estudios universitarios que ve el panorama político actual con descontento y preocupación. Trump ha identificado que este grupo de votantes se guía por el que denomina “sistema uno”, basado en no pensar de manera profunda y que sigue instintos emocionales. Por ello, el candidato ha utilizado a lo largo de su campaña mediática la comunicación emocional ligándola al estado de ánimo.

Por último, Stanley Greenberg (CEO de Greenberg Quinlan Rosner) nos habló del cambio de las tendencias del electorado por las mezclas culturales que se han llevado a cabo en la sociedad estadounidense durante la última época. Greenberg nos despejó la duda sobre una sospecha que tenemos los españoles a través del seguimiento de la campaña americana, esta es que los republicanos se encuentran totalmente divididos, mientras que los demócratas están cerrando filas con su candidata Hilary Clinton, la cual, según el New York Times, tiene un 76% de posibilidades de ser la nueva presidenta de Estados Unidos.

Por ahora tenemos que esperar hasta el lunes después del primer martes del mes de noviembre (como bien manda la tradición) para saber qué sucederá en EE. UU. Conociendo quién ocupará el puesto de líder del mundo libre no despejaremos todas las incógnitas, como por ejemplo saber por qué tras ocho años de gobierno de la administración Obama el partido Republicano, en la oposición, no ha sabido rearmarse ideológicamente para partir con ventaja en la carrera por la Casa Blanca. O si será el término socialismo (que ya ha calado en los más jóvenes) la dirección que tomará el partido demócrata en el futuro.

Deja un comentario

X