Entrevista a Karen Sanders, Presidenta de ACOP y catedrática en LA Universidad CEU San Pablo

Por Mario G. Gurrionero

Elegida presidenta de ACOP tras la V Asamblea General de Socios de ACOP de Bilbao, esta británica será la tercera persona en ocupar el cargo desde la fundación de la asociación en 2008. Por delante tiene numerosos retos y desafíos, y llamadas, muchas llamadas. Entre pregunta y pregunta, la autora de Communicating politics in the Twenty First Century, nos confiesa que nunca pensó dedicarse a la Universidad y que anteriormente a trabajar en el CEU, donde es catedrática, trabajó en el sector de la comunicación con el Gobierno británico.

Enhorabuena por tu reciente elección como presidenta de ACOP. Tras las presidencias
de Canel y de Arroyo, ¿Qué principales objetivos te propones alcanzar durante tu mandato?

Lo primero que me gustaría decir es que nos han dejado el listón muy alto tanto María
José como Luis y tenemos ahora una buena base en cuanto a actividades y socios. Hemos superado por primera vez los doscientos socios y tenemos varios objetivos por delante.

En primer lugar ya estamos trabajando para mejorar los estándares en la comunicación política y contribuir así a la mejora del proceso político democrático. Tambien queremos potenciar y desarrollar todo el ámbito académico. En este sentido, vamos a celebrar eventos que den cabida a los investigadores existen en comunicación política tanto en España como en América Latina.

Por otro lado, tenemos previsto trabajar en el eje de la empleabilidad, las posibilidades de trabajo de los socios, especialmente de los más jóvenes. Hay bastantes iniciativas por delante en este sentido.

En tercer lugar, vamos a diseñar una nueva estrategia en el entorno digital para impulsar la asociación e implementar en ella todos los avances que se están produciendo.

Por último, queremos posicionar ACOP más allá de las fronteras nacionales como la asociación que representa a las/los profesionales de la comunicación política en la universidad y la empresa privada.

¿Cuál es el perfil del nuevo Consejo Directivo de ACOP? 
Como miembro del anterior Consejo, junto a David Redoli, puedo decir que estamos muy contentos de haber incorporado a una serie de profesionales contrastados como es el caso de Antoni Gutiérrez Rubí, experto en comunicación digital entre otras cosas o el caso de María Rosa Berganza, un referente en la investigación en comunicación política; Jorge Santiago Barnés, miembro destacado a la hora de impulsar la oferta en los estudios de postgrado en Comunicación Política, sobre todo en el mundo de América Latina, y estamos muy ilusionados por haber incorporado a Imanol Pradales, que combina perfil político y docente en el mundo universitario en el País Vasco.

Con estos profesionales en el Consejo, que se complementan muy bien, esperamos poder acometer todos los retos que tenemos por delante en la asociación.

Acaba de celebrarse el II Encuentro Internacional, con cerca de 200 participantes, más de 20 expertos internacionales y los principales medios de comunicación cubriendo el evento…Y a partir de ahora, ¿qué horizonte se abre para ACOP?

Primero, queremos consolidar lo ya hecho. Los Consejos anteriores han desarrollado actividades y congresos de gran nivel, prueba de ello es el recién celebrado II Encuentro Internacional de Bilbao 2012, y vamos a seguir por ese camino. No obstante, de manera paralela, queremos ir a un modelo de participación de nuestros socios, que suponen un activo humano increíble, tanto en España como en América Latina, donde precisamente queremos tener un mayor impacto. En este sentido, estamos a la espera de una propuesta de México. En el ámbito nacional, tenemos varias propuestas de Comités tanto en Cataluña como en Valencia y en el futuro Andalucía. Con ello queremos avanzar en un modelo de asociación que no esté centralizado
en Madrid.
En breve publicas, junto a la catedrática María José Canel, el libro Government Communication. Cases and Challenges. ¿Qué conclusiones destacarías de esta publicación?

Solo voy a subrayar una. La comunicación de gobierno es un ámbito poco estudiado dentro de la Comunicación Política, que requiere incorporar perspectivas teóricas de otros ámbitos para poder hacer un trabajo  de análisis adecuado y que resulta más eficaz en la práctica. Comunicación de gobierno implica, por ejemplo, bidireccionalidad, mutuality, implicación de los stakeholders, ideas y modelos explorados dentro del campo de las Relaciones Públicas. La comunicación política no tiene hasta la fecha tanta tradición a la hora de explorar esta vertiente y creemos que es muy necesario hacerlo en el futuro para todo tipo de comunicación política.

¿Ves muchas diferencias entre la comunicación política británica y la comunicación política que se hace y se estudia en España?

Curiosamente a pesar del pragmatismo británico, los estudios de comunicación política de postgrado suelen ser más teóricos que aquí en España donde se ha desarrollado una oferta brillante de estudios, muy orientados no solo a la teoría sino también a la práctica de la comunicación política, cosa que no está tan desarrollado en el Reino Unido. Por otro lado, creo que en el Reino Unido la práctica de la comunicación política se funda en una trayectoria parlamentaria más larga, más fuerte y una tradición de más aprendizaje sobre cómo hablar en público a través del teatro, la oratoria, los clubs de debate que están muy arraigados en el sistema educativo británico. Eso permite que los políticos británicos tengan mucha soltura y aprecio para la comunicación. Cosa que en España, creo, que no está aún del todo consolidada.

Desde tu punto de vista, ¿Qué desafíos enfrenta nuestra disciplina en la academia?

Creo que tenemos que hacer una conexión mucho más fuerte, entre la importancia de la comunicación política y la democracia. Me gustaría ver muchos más proyectos que impliquen una transferencia de conocimientos de la academia no solo al mundo de la práctica de la comunicación política sino a los ciudadanos, las ONGs, la sociedad cívica. Me gustaría ver más interacción entre proyectos de la universidad y los colegios. En resumen la academia debería fomentar una conciencia cívica que implique conocimientos y destrezas en el ámbito de la comunicación política.

Y, en el mismo sentido, ¿qué retos enfrenta la profesión del asesor en materia de comunicación?

Uno de los principales retos ahora mismo en cualquier sector, desde luego en la profesión de asesor, es el del recorte de fondos. Todos los que hemos trabajado en la profesión sabemos que la comunicación es vital. Por eso es importante concienciar a empresarios, instituciones para poder trabajar más intensamente a pesar de los recortes.

Entonces, ¿qué papel crees que jugará la asesoría política para reforzar la calidad de las democracias occidentales

La asesoría política debería de estar en un contexto que facilite oír todas las voces. Es una posición idealista pero no debemos de dejar de trabajar en este sentido para conseguirlo. Hay que tener un suministro de información adecuado para el ciudadano que garantice que hay pluralidad de opiniones, no solo una opinión dominante y excluyente.

Para terminar, un pronóstico: ¿qué vaticinas para la recta final de la campana electoral de las presidenciales en Estados Unidos?

En el pasado Encuentro Internacional de Bilbao pudimos escuchar a Stanley Greenberg, que por cierto es nuestro primer socio de honor, comentando que van a ser unas elecciones muy reñidas. Los sondeos dicen que Obama va todavía con ventaja todavía aunque que se va reduciendo un poco. En cualquier caso déjame que te comente un aspecto interesante. Hay un estudio de los años 80 y 90 hecho por Philip Tetlock, Expert political judgement, donde él pide pronósticos sobre una serie de temas a expertos políticos. Cuando analiza los resultados y compara las opiniones de dichos expertos encuentra que podía tener los mismos resultados que preguntando al azar. Es decir, que la opinión de los expertos a veces está muy sesgada por lo que Daniel Kahneman en su brillante libro, Thinking, fast and slow, denomina “sesgo de la confirmación”. Así que, como en mi caso ya pensé que Obama iba a ganar, es posible que esté buscando datos que apoyen la victoria de Obama. Por eso, tenemos que ser humildes y tener un sano escepticismo ante las opinones de los expertos. Pero voy a decirte que, en mi opinión, ganará Obama.

Deja un comentario

X