Por Juan Manuel Vizuete , @JuanVizuete,

Abogado. Consultor en Comunicación y Oratoria.

Cuando Lisa Simpson es presidenta de EE.UU y necesita subir los impuestos de manera radical, se da cuenta que necesita enmarcar bien esa acción con una frase con gancho que evite cualquier crítica, necesita un slogan potente y persuasivo. A Milhouse, su jefe de gabinete, se le ocurre llamar a esa brutal subida de impuestos “ajuste temporal a reembolsar”. Problema resuelto. Todo, absolutamente todo, depende del enfoque que le damos a un problema. Por eso Rusia ha prohibido utilizar las palabras “guerra”, “invasión” y “ataque” para definir las acciones militares en Ucrania. Por eso Rusia sigue llamando “operación especial” a esta agresión injustificable, porque dependiendo de cómo enfoques la realidad consigues transformarla. Y eso ya lo predijeron Los Simpson.

Los Simpson siguen siendo esa bola de cristal que predice el futuro. Ha ocurrido cientos de veces, como con el triunfo de Trump, la caída del rublo ruso o el aislamiento de ciudades enteras (solo nos faltó la cúpula de cristal). La predicción que ahora está más de moda ocurre en el capítulo 19 de la 9ª temporada, cuando en una reunión de la ONU el representante ruso desvela que la Unión Soviética nunca ha desaparecido y que solo estaban esperando el momento adecuado para volver a atacar. El propio Al Jean, escritor y productor ejecutivo de la serie, señaló recientemente en Twitter que “es muy triste decir que esto no fue difícil de predecir”. Un nuevo chascarrillo de los Simpson que se convierte en realidad, por desgracia en este caso.

Los Simpson y la vida política van muchas veces de la mano, acercando a la ciudadanía conceptos políticos como el framing, la campaña electoral, el populismo o la corrupción de las instituciones. Por esta serie han desfilado personajes políticos como Bill Clinton, Donald Trump, Fidel Castro, Mijail Gorbachov, George H. W. Bush o Jimmy Carter. Pero lo más significativo es que todo lo recubren de buen humor, con esa capacidad de sacarte una sonrisa mientras muestran una tremenda denuncia social. El humor es el envoltorio que usan Los Simpson para mostrar la realidad del mundo en el que vivimos. Como señala la politóloga Ariadna Romans: Groening llega a la clave del éxito: dibujos sencillos, pero radicalmente diferentes de todos los anteriores, colores llamativos, trama fácil de seguir y millones y millones de mensajes implícitos a través de situaciones cómicas.

Crítica y parodia. Humor y denuncia. Bromas absurdas e ironía inteligente. Los Simpson son la combinación perfecta de elementos opuestos. Además, los Simpson cumplen una máxima de la comunicación política: Todo el mundo debe entenderte. Da igual que tengas 15 años o 40, que seas funcionario, profesor, autónomo o médico, todos entendemos y conectamos con los personajes de esta serie. Sin duda esa es una de las claves de su éxito.

Como indica la politóloga y socióloga Marta Marcos, hace tiempo que “Como en aquel capítulo de Los Simpson en el que…” se convirtió́ en la coletilla perfecta para explicar todos los escenarios que han ido sucediendo y a la vez escapando de nuestras manos. Y quizá sea ahí donde resida la magia de esta inmortal serie, en su atemporalidad, en su capacidad de resistir el paso del tiempo a pesar de llevar emitiendo más de 32 años y contar con más de 700 episodios a sus espaldas. Día tras día, la serie de MattGroening demuestra que sigue estando de plena actualidad.

Parafraseando a Homer Simpson, Putin tendrá todo el dinero del mundo, pero habrá algo que nunca podrá comprar… un dinosaurio.

¡Larga vida a Los Simpson!

Deja un comentario

X