Ignacio Marín Granados, coordinador del Comité de Asesores y de Consultores de ACOP

El pasado 21 de noviembre tuvo lugar la VI Asamblea General de Socios/as de nuestra asociación. En la dinámica posterior propuesta -mesas de trabajo bajo la metodología world café (“proceso creativo que lleva a un diálogo colaborativo en donde se comparte el conocimiento y la creación de posibilidades para la acción en grupos”)-, se puso de manifiesto la necesidad de profesionalizar la comunicación política.

Sin duda alguna, nos encontramos en una situación en la que la comunicación empieza a ser considerada como una pieza estratégica del adecuado funcionamiento de las corporaciones, administraciones públicas, partidos políticos y candidatos electorales.

En este sentido, son muchos los desafíos con los que nos encontramos: desde la calidad de la propia comunicación (ideas, debate y reflexión frente a la simplificación y los estereotipos) hasta cómo conversar y participar en las redes sociales, pasando por la investigación de la comunicación política y sus técnicas que permitan construir un espacio propio, con fronteras definitorias de estudio, respondiendo a la pregunta central de qué aporta el actual modelo de comunicación política al proceso de decisión política de nuestras democracias. Sin olvidarnos de que la consultoría política profesional debe tener como único fin facilitar, potenciar y catalizar el éxito de las candidaturas políticas, la comunicación pública o cualquier forma de asesoramiento, dentro de una forma ética y responsable.

Desde el ámbito de la comunicación política, la profesio­nalización hace que los agentes institucionales y políticos se enfrenten a desafíos relacionados con la mejora de la eficiencia de la comunicación y otros aspectos relacionados (confianza, transparencia, reputación…). Nuestra asociación puede ser el mejor laboratorio de análisis donde observar estos comportamientos y tendencias, ya que entre los asociados se encuentran los más importantes profesionales del país, y trabajar para construir una disciplina seria, rigurosa, creíble y útil, que arroje resultados que nos ayude a mejorar y evolucionar.

Debemos recordar que la misión de ACOP es “promover y poner en valor la disciplina de la comunicación política, tanto en su vertiente académica como profesional” y para ello se ha dotado de dos herramientas que velarán por este gran objetivo: los Co­mités de Investigación y de Asesores y Consultores.

A través de estos órganos, y sobre todo del Comité de Asesores y Consultores que ahora se pone en marcha, se pueden y deben abordar los retos que se nos plantean, haciendo que ACOP tenga un papel protagonista y se convierta en un referente en la materia e interlocutor indispensable en temas de comunicación política, transparencia, nuevos activismos o asuntos públicos, por citar sólo algunos.

Como asociación y como profesionales tenemos una gran oportunidad de contribuir a mejorar nuestra profesión y, con ello, transformar la realidad sociopolítica que nos rodea. Hoy, la política es más necesaria que nunca y ésta no se entiende sin la comunicación. Ambas deben ir de la mano ya que cuando la comunicación es transparente y efectiva contribuye a acercar a ciudadanos y políticos, cohesionando el sistema democrático. Y ese es también nuestro objetivo.

Deja un comentario

X